Caso 3 / Bárbara, swinger e intento de runner

Coincidir con una MoMo en nuestro entorno de trabajo viene siendo de lo más habitual, porque todas compartimos el gen ese de masoquistas que nos lleva a querer autorrealizarnos a toda costa y trabajar como tontainas, perdón, como es debido. Coincidir con una MoMo en un proyecto, reconocerla a primera vista y mantener el contacto con ella pese a los cambios de camino, eso es lo que me pasó a mí con nuestro tercer caso, una tipa con mucho más que encanto. Temblad romanos…

Caso 3 / Bárbara, swinger e intento de runner

Caso 3 / Bárbara, swinger e intento de runner

Bàrbara, barbins, barbitúrica, barbarecha, barbacue, barbs, ebavs, babs, barbie, barbi, babsi. 34 años.

Fui consciente de mi embarazo en Ibiza, tras una juerga nocturna para el recuerdo. Lo siguiente fueron 3 trimestres fáciles de engorde que acabaron en 3 días de contracciones y 3 minutos de expulsivo (bonito palabro).

  • Bombo único a los 30, niña Júlia, de 3 años ahora (#yyaconhashtagpropio #juliapetarda)

Dedicada al mundo online desde los veinte años, comparo mi día a día con un calendario de entregas, con sus deathlines y sprints incluidos en solo 24h. Ojo al dato:

  • 7:15h Suena el despertador siempre y cuando la petarda le deje llegar a hacerlo. A partir de ahí la coordinación es básica: Víctor prepara los desayunos y viste a Júlia, no sin antes dedicar unos minutos a “intercambiar” con ella cuatro impresiones acaloradas sobre su estilismo del día. Yo me ducho, me visto y nos sentamos a desayunar. Los mayores charlamos 5 minutos; la pequeña mira la tele. Víctor pasa a ducharse. Y nosotras apagamos la tele, pipí de salida, “papa, un besitooo” y hacia el cole.
  • 8:15-20-25-30-35h Sorteamos la terrible pendiente de nuestra calle, agarradísimas de la mano, y nos encaminamos a buscar el “bus grande”. Ambas comentamos el tiempo, tengo una meteoróloga en potencia: “¿las nubes chocarán hoy, mamá?”, “hace sol pero, ¿has visto la luna?!?”. Subimos al autobús, nos sentamos justo bajo el pulsador de parada más atractivo al resto de ocupantes (nos gusta el riesgo) y bajamos en la 4ª parada sin contar la actual.
  • 8:45h Llegamos a la guardería y esperamos a que papá llegue en moto. Los tres juntos subimos a clase, saludamos a Irene, a los conejitos, nos despedimos y Victor y yo volvemos a la calle, desde donde decimos adiós a la peque mientras ella nos saluda subida a su sillita. Nos encanta este ritual, tal cual, sin variar una sola coma. Hacemos el check-in en Foursquare y nos robamos la alcaldía. ¡Bien!
  • 9:00h Trabajo, trabajo y trabajo en Seocom, dónde me dedico a gestionar proyectos online, SEO, SEM y de reputación de marca. Llamadas, reuniones, pollos de última hora, estrés, risas, miles de emails, algun WhatsApp y pocas miradas furtivas a Instagram y/o Facebook. Si podemos, Víctor y yo intentamos comer juntos. Caso contrario, uno va al gimnasio y el otro se dedica a hacer algo de vida social.
  • 18:30h Se acabó la jornada. Apago el ordenador y me planto el “traje de faralaes”: deportivas, mallas, sudadera, Spotify con la playlist “chumba” o “wladies” y a correr media horita hasta casa. Uno, dos. Uno, dos. El mundo es mío, oh yeah. LLego empapada, cargada de energía, despresurizada y lista para disfrutar de la petarda.
  • 19:00h Intento que esta sea mi hora de llegada, aunque no siempre lo consigo. Abro la puerta de casa y acude corriendo mi loquita, rizos al viento. Se lanza en mis brazos gritando “maaamiii”. Me derrito un poco. “Mamaaa, ¿me pones las canciones del otro día y bailamos?” Le pongo temazos de los ’90, como Technotronic, y perdemos el sentido del ridículo, juntas. Intento jugar con ella un rato largo, aunque últimamente el iPad, en estrecha colaboración con Peppa Pig y Masha i l’ós, me está robando la exclusividad del momento.
  • 20:00h Llega “paaapiii”. Abrazo, besazo y él me reemplaza en la ronda de juegos. Mientras yo voy preparando la cena ellos van viniendo a fisgonear. Hasta que les largo de la cocina y les invito muy amablemente a poner la mesa.
  • 20:45h A cenar: “¿puedo probar esto?”, “¿y aquello?”, “¿esto picaaa?”. La petarda sabe que nos gusta el picante y tras haber caído víctima de él unas cuantas veces ahora siempre nos pregunta antes de probar. Y al hacerlo suele concluir: “qué ascooo” (pique o no). Así de mona es.
  • 21:15h Los 3 al sofá, exhaustos, hasta que ella misma interrumpe: “¿a quién le tocaaa?”. Cada día uno de los dos la lleva a dormir y le lee 1 cuento (que acaba convertido en 2 o 5). Rematamos los cuentos y disfrutamos de los mejores momentos del día: abrazos, caricias, las anécdotas de la jornada y mil vueltas hasta que se duerme.
  • 22:30h Solo quedamos 2 en el sofá, pero estamos casi borrados. “¿Qué tal amor?” y charlamos medio rato antes de repasar nuestras redes sociales: Instagram, Facebook, Twitter, Pinterest. Nos relacionamos con los amigos vía WhatsApp o email (nota para mis amigos: ahí, en el plano bidimensional, os aseguro que existimos). Cuadramos nuestras agendas y hacemos previsiones para el fin de semana, que podrían incluir bailar swing el domingo en la Virreina de Gràcia, en el Parc de la Ciutadella o en La Sedeta. Dejar de practicarlo en el Lindyhop es uno de los sentidos sacrificios de nuestra agenda semanal.
  • 23:30h Fin. The end. A la cama. Ese momento en el que constatas que todo, todo, está genial. Y que mañana viene MÁS.
Anuncios
2 comentarios
  1. M’ha encantat!!!!! un gust conèixer altres MOMOS tan divertides i vitals!!!!!! Smuack smuack!

    • Modern Moders dijo:

      Jazz, qualsevol dia muntem un Festival de MoMos de Barcelona i petem la ciutat!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: